Guía de Iluminación de Interiores

La luz y su influencia en los espacios

Aprender sobre la Iluminación de Interiores te ayudará a planear e idear un ambiente único en los diferentes espacios de tu hogar. La falta o exceso de luz es terrible tanto para las personas que conviven en dichos espacios, por cuestiones de visión, ambiente, molestias, etc. Además de afectar a los usuarios de manera directa o indirecta, también afecta la composición y aspecto de las habitaciones. 

Por eso, hemos hecho un intento por reunir lo necesario para que sepas que tienes que tener en cuenta al momento de decidir el tipo de iluminación de tu hogar.

Iluminación natural

Cuando decimos “iluminación natural” nos referimos a la luz solar que entra por las ventanas, claraboyas, puertas, entre otras. Si estás en proceso de construcción de tu hogar, debes tener en cuenta las ideas del arquitecto encargado. Por otro lado, si tu casa ya tiene buenas entradas de luz natural sólo tendrás que aprovecharlas.

¿Cómo debes aprovechar la luz natural? Primero, debes analizar que tan directas son las entradas de luz de tu hogar y dónde están ubicadas. Si te gusta la luz tenue del día, pero no quieres mantener siempre las ventanas abiertas, no dudes en escoger cualquier tipo de persiana.

Por otro lado, si sientes que la luz solar no es suficiente, pero aún así quieres aprovecharla, intenta que la gran mayoría de revestimientos de las paredes y suelos sean blancos o de colores claros. También juega con los espejos, éstos ayudarán a aumentar el flujo de luz interior y darán un plus a tu decoración.

Iluminación artificial

La iluminación artificial es la que obtenemos a partir de la electricidad. Con ella podemos iluminar espacios oscuros y crear diferentes ambientes. La primera característica que explicaremos será la Temperatura de la Luz, es decir, el color con el cual captamos la luz, estos se miden en grados kelvin, mientras más bajos sean, más cálido será el tono.

 Para la decoración se utilizan tres tipos de colores de luz. El primero de luz cálida, el cual tiene un tono blanco rojizo, ubicado por debajo de los 3300 grados kelvin. Este color se asocia con la amplitud del espacio, relajación y alegría, por consecuencia de su tono blanco rojizo, los colores naranjas y marrones de la habitación se potenciarán más.

Por lo tanto, son recomendados para recamaras y salas. También es muy usada en restaurantes y hoteles para dar esa calidez hogareña.  

Luego tenemos a la luz intermedia o neutra, que está entre los 3300 y 5000 grados kelvin. Es asemejada con la luz natural, por lo cual es utilizada para la iluminación general. No tiene ningún tipo de interacción con el espacio y los colores. Suele ser usada en las cocinas o los baños.

Y por último, está la luz fría. Asociada con la tristeza, el frío y la sobriedad. La luz fría realza los colores verdes y azules, además que causa una reducción en la percepción del espacio. Se ubica por encima de los 5000 grados kelvin y suele ser la más usada en empresas, escuelas, hospitales y oficinas.

La segunda característica que se debe tener en cuenta de la iluminación artificial como elemento de decoración son los Lúmenes. Este término hace referencia a la cantidad de luz que emite una bombilla. Para que la luz emitida por una bombilla no resulte insuficiente o excesiva, debemos saber la cantidad de lúmenes que requiere cada espacio.

En este sentido, también influirá las entradas de luz existente, el revestimiento del piso y las paredes, la altura del techo y el número de lámparas. En concreto, se necesitará saber el espacio para calcular la cantidad de lúmenes, pero también, se requerirá la medida estándar de lux estándar por tipo de espacio.

El lux es una medida de iluminación que determina la cantidad de luz proyectada en una superficie. Para poder obtener el cálculo de lúmenes necesarios se multiplicarán los metros cuadrados x la cantidad de lux estándar.

Artículos Relacionados

Tipos de iluminación

1.- Luz general: Es la luz que encontramos en los techos para dar el alumbramiento que todo espacio necesita. Es la forma más económica de iluminación artificial. Suele usarse en los cuartos, baños, salas en tonos cálidos y pasillos. También en oficinas, escuelas, hospitales, entre otros.

Una manera de evitar el exceso de luz en ciertos espacios es pintar las paredes o los techos de blanco y así, la luz no llegará de forma directa a los ojos.

2.- Luz de acento: Este tipo de iluminación es el más usado para la decoración. La luz de acento ayuda a que los ambientes tengan un ambiente único y ciertas partes se resalten más o menos, también se utilizan para realzar la presencia de objetos como cuadros o plantas. 

3.- Luz de trabajo: Normalmente la obtenemos de lámparas diseñadas para cuando realizamos un trabajo o algún tipo de actividad que necesite más claridad.

¿Qué esperas para darle un toque especial y único a tus habitaciones?

No te puedes perder la siguiente lecturaLas plantas de interior ideales para tu hogar

FUENTES:

Artículos Relacionados