Qué se necesitas para empezar a coser

El arte de coser

Coser es un arte milenario. Normalmente, cuando queremos aprender a coser, siempre tenemos dudas de si tenemos todo lo necesario para empezar. Por eso, aquí te vamos a decir qué es lo básico que tienes que buscar para que emprender este camino, que no sea tan difícil y te ahorres tiempo y frustraciones.

Materiales

Agujas: bien si tienes máquina de coser o no, son imprescindibles. Éstas pueden ser de grosor y longitud muy variados, por lo que te recomendamos que consigas un paquete de agujas de diferentes tamaños, y las tengas en un porta-agujas.

Si tienes dudas, puedes probar con un trozo del tipo de tela que quieras coser, eso sí, ten en cuenta que para telas finas no puedes usar agujas gruesas, y viceversa. La aguja tiene que ser ligeramente más gruesa que el hilo que se va a utilizar; no debe dejar marca ni doblarse ni romperse, si esto para es porque es demasiado gruesa o delgada para la tela que se está usando.

Diferentes tipos de tela: aunque quisieras dedicarte a coser un solo estilo de prendas, o si sólo quieres aprender, lo mejor es que tengas telas de diferentes tipos, tanto delgadas como gruesas, elásticas o rígidas, para que en el momento dado no te falte material con qué practicar.

Hilos: Los hilos varían de tipo y espesor según el trabajo. Los indispensables son: hilo de algodón (para hilvanar, coser botones o detalles; se encuentran de diferente grosor), hilo de seda (para hacer ojales, pespuntes y adornos), nylon (para coser tejidos sintéticos) e hilo de goma. Recomendamos tener como colores básicos blanco, negro, y azul.

Dedal: es un objeto indispensable, pues siempre que se necesita coser a mano será necesario uno para evitar molestias y pinchazos.

Tijeras: lo mejor es tener tres pares de tijeras: unas grandes, para que sea fácil cortar la prenda de la tela completa; unas medianas, para que sea cómodo perfilar los bordes, y unas pequeñas, para cortar hilos, trozos sobrantes de tela y ojales. Estas últimas pueden ser de bordar o las llamadas piqueteadoras.

Cinta métrica: es indispensable tanto para tomar las medidas como para medir las partes curvas de los patrones.

Metro rígido o regla larga: la última debe tener una medida mínima 50cm. Se usa para la creación o modificación de patrones.

Jaboncillo: preferible de color blanco para las telas de colores y de color para los tejidos claros; se utiliza para marcar las piezas, los retoques y las costuras.

Descosedor: como siempre se cometen errores, más que todo al comenzar, es lo más necesario para poder enmendarlos.

Bobinas o carretes: en el caso de tener máquina de coser, siempre es necesario tener varias bobinas llenas de hilo para no interrumpir la costura.

 

Alfileres: estos son indispensables. Los alfileres nos ayudan a mantener la tela de la forma en que la queremos antes de coser.

Artículos Relacionados

Otros materiales opcionales

- Enhebrador: útil si se te dificulta siempre enhebrar las agujas.

- Ruedecilla dentada o rodaja: útil para trazar los contornos de un modelo o para copiar un modelo en papel.

- Reglas curvas o de sisa: perfectas para los momentos en que al hacer un patrón se necesite hacer alguna curva. Éstas pueden llegar a ser muy necesarias si te encargas de hacer los patrones de todas tus prendas.

- Maniquí: facilita mucho el trabajo para quien tiene complicaciones al saber encajar una prenda. Sobre el maniquí se coloca tanto el modelo de papel como la prende que estamos haciendo, y permite hace en ella las modificaciones necesarias.

- Punzón: para quitar el hilván donde las tijeras podrían dañar el tejido.

Como podemos ver, comenzar a coser puede requerir ciertas herramientas creadas para facilitarnos el trabajo, pero lo más importante que hay que tener es la motivación y las ganas de seguir adelante y, por supuesto, aprender de los errores que cometamos y de las dificultades que se nos presenten.   

Si te interesa saber más, aquí te dejamos otras guías que serán de gran ayuda: Cómo Cortar Tela Siguiendo un PatrónTejidos para Jeans: Lo que hay que saberCómo hacer tus propios Jeans (Parte 1)

Artículos Relacionados